Menos Pecados Más Salud

18.07.2012 09:25

Como bien sabemos a la hora de realizar un plan hipocalórico las causas más frecuentes de abandono es el corto tiempo que empleamos en solucionar lo que en largo tiempo hemos adquirido.

La solución no siempre es la más fácil, la más corta y la más barata, sino es más bien y debería ser la solución más paciente, la que precisa de más trabajo y con buenos resultados a largo plazo.

Los 7 pecados que no perdonan  dentro de este régimen y que tienden a ser los factores que terminan por dejar de lado el régimen son:

  1. La falta de hidratos de carbono complejos en las colaciones  y comidas principales

La función de este tipo de hidratos de carbono es proveernos de energía  a largo plazo por ende no producir picos altos de azúcar en sangre lo que al final acaba de darnos hambre o aumentarnos las  ganas de seguir comiendo alimentos muy dulces.

A nivel de entrenamiento los hidratos de carbono complejos nos garantizan un plus de energía para aumentar nuestra resistencia cuando ya se acaban las moléculas de glucosa. De ahí la importancia de seleccionar alimentos complejos que son altos en proteínas y bajos en grasa, los cuales garantizan la disminución de peso en comparación

si la selección de alimentos se hace muy rica en hidratos de carbono simples aumentaran los picos de azúcar en sangre y esto repercute en el organismo requiriendo más azúcar para los picos bajos de azúcar con estos cambios bruscos aumentan las reservas y empieza a modificarse el metabolismo de las grasas terminando en un aumento de peso.

  1. La falta de una buena proporción de proteínas

Como sabemos las proteínas son esenciales en el organismo para la formación de los músculos y estos músculos son las pequeñas hornallas que se encargan de quemar el exceso de grasa que se depositan en nuestro cuerpo. Por ende el correcto aporte de las mismas debe ser fundamental. Pongamos en la lista de menú a la principales fuentes de proteínas y aumentemos el consumo de las mismas teniendo siempre en cuenta el requerimiento según peso y actividad física que estemos realizando.

  1. Elegir grasas dañinas para el organismo

 

El consumo de grasas saturadas es lo que no favorece al organismo debido a que tienen un alto contenido en colesterol y un bajo aporte de ácidos grasos esenciales . Es por eso que a la hora de elegir nuestras fuentes grasas siempre tenemos que optar por aceites de origen vegetal antes que animal. La elección de alimentos ricos en grasas no saturadas y poli insaturadas como los aceites vegetales y pescados nos ayudara a mantener en rango nuestro colesterol y nos reducirá el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.
 

  1. Ojo con los alimentos procesados

Como siempre sabemos lo casero siempre es lo más sano, y la escusa de falta de tiempo no siempre será la mejor.

Es hora de ponerse a cocinar y a elaborar nuestras comidas. El exceso de alimentos procesados nos quita de control la medida de la cantidad de azúcar, de aceite  o de harina que muchas veces contienen en exceso. El azúcar refinado puede llegar a ser perjudicial para el cuerpo ya que se convierte en precursor de radicales libres promoviendo el envejecimiento celular.

Otro de los puntos importantes en los alimentos procesados es que pierden su aporte de fibra y nutrientes durante el proceso de refinamiento lo cual convierte a la dieta pobre en fibras y en calidad de nutrientes esenciales.

5. El exceso de sal en las comidas

El exceso de condimentos en los alimentos procesados educa a nuestro paladar a exigir que cada vez aumentemos mas el gusto de las comidas y en esto se incluye el exceso de sal. Tanto su ausencia como se presencia en exceso trae daños a la salud. A medida que no tengamos más el control del consumo de la misma estaremos afectando nuestra presión arterial y el equilibrio hídrico de nuestro cuerpo. Otro de los puntos que actúa en contra al  exceso de sal es que aumenta la sed por lo que muchas veces confundimos sed con las ganas de comer más, lo que en realidad estamos haciendo es tratar de satisfacer esa sed con el poco líquido que nos aportan los alimentos. Entonces el equilibrio se da muchas veces comiendo más en vez de hidratarnos para lograr el balance interno.


6. Dietas con un bajo aporte hídrico:

Como bien sabemos el cuerpo humano se compone de alrededor de 2/3 de agua lo cual implica que si no aportamos la cantidad  necesaria al organismo diariamente las funciones del mismo se verán afectadas. La deshidratación de nuestros músculos en un 3% ya causa una disminución del 10 % en la fuerza de contracción y un  8% en velocidad. Este punto es  muy importante para aquellas personas que realizan actividades físicas las cuales deben aumentar el consumo de agua para garantizar un estado óptimo ante la actividad física. La hidratación es el punto clave en el rendimiento deportivo.  A tomar en cuenta que la mejor fuente de hidratación es el agua, lo cual no reemplaza a los refrescos, las bebidas energizantes y a nuestro tradicional terere.

7. El grave error de las comidas rápidas  

Elegir este tipo de comidas implica elegir alimentos ricos en grasas saturadas, con alto contenido de colesterol  y con exceso en condimentos y sal. Acompañados siempre de bebidas con exceso de azúcar. En resumen son comidas no recomendadas y en lo posible deberían de ubicarse en la punta de la pirámide alimenticia acompañando a los dulces indicando así que el consumo de las mismas debería de ser moderado.

Es hora de ponerse a analizar nuestra conducta alimentaria frente a la elección de nuestros alimentos  para empezar a cuidar de nuestra salud y bajar de peso de forma moderada y sin restricciones de comidas a canje de opciones más sanas para el cuerpo. A respetar  estos 7 pecados se ha dicho  y comenzar a pecar menos para ganar más salud y bienestar.

 

 

Lic. Daniela Moreno

Auspician

—————

Volver


Consultorio de Nutricion

 

 

 

Servicios

Consultorio de Nutrición

   Asesoramiento Nutricional 

Escolar

  

Eventos Nutrición

Eventos Deportivos

Corrida caminata 5K

Jaku´e Tesaira

 


Infovideos


 

Gracias por el apoyo