La sal de la Obesidad

19.08.2013 05:00

 

La sal es el ingrediente principal que da vida a nuestras comidas “La sal de la vida ”como dice la frase y tal es así que ninguna comida sin sal sale sabrosa. Pero a todo esto y a los excesos que se vienen sumando un nuestra alimentación  nunca consideramos que su aumento de consumo con el transcurrir de los años nos puede llevar a acortar la calidad de vida.

Como nace el sabor salado

La formación del gusto por lo salado es algo que vamos adquiriendo durante la niñez. Las papilas gustativas comienzan a tomar forma durante la etapa fetal y una vez nacidos los gustos que se prefieren son los de la leche materna que sabe dulce. A  medida que se van desarrollando las papilas y una vez que llegamos a insertar los alimentos sólidos es cuando empezamos a educar a nuestro paladar y asi mismo a adquirir el gusto por lo salado.

La cantidad de sodio que aportan los alimentos en si se consideran suficientes durante el primer año de vida por lo tanto debemos de ser precavidos para no aumentar el gusto por lo salado en este primer año. Un punto muy importante también es considerar la función renal la cual todavía no se encuentra totalmente desarrollada para manejar un exceso del consumo de sal.

 Al terminar esta etapa la sal y su aporte estarán medidos  por los alimentos procesados que iremos incluyendo sucesivamente. Es ahí cuando debemos empezar a medir la cantidad de sal que vamos agregando en las comidas teniendo en cuenta que cada alimento de por si contiene un porcentaje de sodio.

La presencia de sal en los alimentos elaborados que consumen los niños  en muchas ocasiones está por encima de las dosis recomendadas lo que hace que desde pequeños ya eduquemos al paladar a ese exceso, lo cual puede perjudicar desde tempranas edades con enfermedades cardiovasculares y las consecuentes a los problemas de sobrepeso.

Exceso de sal  y su relación con la obesidad 

Este ingrediente tan importante es hoy en día otra de las medidas que exageramos a la hora de comer y tal exceso se lo ha asociado a la obesidad. Pero ¿de que forma afecta esto a la obesidad? ¿Aparte de acarrear enfermedades por su exceso?

La sal es un ingrediente potenciador de los sabores, por lo tanto el consumo de comidas muy saladas hace que el apetito se vea aumentado y por ende terminamos comiendo sin parar y sin sentir el efecto de saciedad, ya que vamos combinando por lo general comidas muy saladas con bebidas bastante azucaradas, lo cual es otro punto en contra ya que la sal aumenta la sed y si la intentamos saciar con bebidas azucaradas vamos tomados de la mano para la obesidad.

Se ha comprobado que una disminución de sal en las comidas disminuye también el consumo de bebidas azucaradas las cuales representan a los refrescos y gaseosas. Es decir,  si disminuimos el sodio, disminuimos la sed y las ganas de sentir algo muy azucarado luego de comidas muy saladas. Esto finalmente concluye en una disminución de la ingesta diaria y por ende un mantenimiento de peso que es finalmente lo que queremos lograr.

La sal que no medimos

NO tener en cuenta el exceso de este  ingrediente en nuestra alimentación acarrea a lo largo de los años problemas  no solo cardiovasculares,  sino también problemas de sobrepeso ya que actúa a nivel del apetito aumentándolo e inhibiendo la saciedad.

La Organización  Mundial de la Salud concluye que si reducimos el consumo de la misma podríamos evitar más de 2,5 millones de muertes al año que se deben a causa de infartos, ictus y demás complicaciones que se asocian al consumo excesivo de sal.

Como tomar medidas y condimentar nuestras comidas

Los alimentos principales que aportan sal a nuestros menús son

  • Los panificados y productos de panadería
  • Los embutidos
  • Los quesos
  • Los platos elaborados
  • Los productos envasados

Se estima que más de un 70 % del total de sal que consumimos provienen de estas fuentes y el resto es lo que añadimos a gusto y paladar sin medidas entre los cuales  tenemos a:

  • Las mantecas
  • las margarinas
  • las cremas
  • Las salsas

Es preferible siempre elaborar los platos con poca cantidad de sal y optar por condimentos aromáticos para potenciar el sabor de las comidas. Estos pueden ser clavo de olor , comino, pimientas, Curry, albahaca, orégano, ajo, cilantro , cebollín, estragón y tomillo.

Y en cuanto a productos elaborados que es lo que más cuidado requiere de su elección tendríamos que considerar los siguientes parámetros para tener una idea de la cantidad de sal que estamos consumiendo

Los alimentos con exceso de sal son aquellos que por cada 100 gr aportan 1,25 para arriba

Los que aportan poca sal deben de estar por los 0,25 gr por cada 100 gr. De alimento.

Cualquier producto que se considere bajo en sal deberá de tener 0,3 gr o menos por cada 100 gr o ml de producto.

Para los alimentos muy bajos en sal se deberán considerar valores de 0,1 o menos por cada 100 gr o ml de producto.

En caso de indicar a cantidad de SODIO presente se multiplica la cifra por 2,5 para saber la cantidad de Sal que ingerimos.

Es hora de corregir nuestros excesos,

de comer bien,  

de vernos bien

y sentirnos bien.

Aportemos cada día un grano para nuestra Salud.

 

Lic. Daniela Moreno

Auspician

 

 

 

 

—————

Volver


Consultorio de Nutricion

 

 

 

Servicios

Consultorio de Nutrición

   Asesoramiento Nutricional 

Escolar

  

Eventos Nutrición

Eventos Deportivos

Corrida caminata 5K

Jaku´e Tesaira

 


Infovideos


 

Gracias por el apoyo