El frío en la dulce espera

01.07.2013 05:00

 

El embarazo durante las épocas de invierno sugiere un plus de cuidados extras para llevar a cabo calidad de vida.

El frío es una de las principales barreras para la práctica de ejercicio de las embarazadas, motivo por el cual muchas pasan semanas sin ejercitarse, sin liberarse de los estados de estrés, depresión, pesadez y  ansiedad y optando por comidas muy calóricas y para completar en  muchos casos pasando por días de estreñimiento. Todo esto se envuelve con la falta de movimiento, la disminución de la hidratación,  y el bajo consumo de  ensaladas de frutas y verduras que no son tan apetecibles para estas épocas.

La falta de movimiento en la etapa de embarazo afecta directamente al aparato circulatorio por lo tanto la aparición de casos de edemas,  piernas inflamadas y pesadas , aparición de varices y hemorroides todos estos síntomas son una respuesta ante la falta de movimiento.

Porque estas sensaciones

Existen dos funcionamientos  en el aparato circulatorio que se modifican durante el embarazo. Por un lado tenemos que saber que el total del volumen de sangre aumenta y para equilibrar esto se inicia un efecto hormonal que relaja a los músculos de las paredes de nuestras venas.

A causa de este efecto hormonal tenemos que a  nivel de los miembros inferiores específicamente las piernas tendremos  una disminución de fuerza de las válvulas venosas que permiten una buena circulación de la sangre a los tobillos. A esto le tenemos que sumar la presión que ejerce el crecimiento del útero sobre los vasos del abdomen lo que también impide una correcta circulación.

Otro de los síntomas que se presentan a causa de este aumento de presión es la hemorroides la cual a causa de  una disminución del tono venoso y  un intestino débil termina dilatándose a tal punto que produce una inflamación dolorosa en la vulva o en las venas próximas del ano.

Situaciones de alerta

El tratamiento médico de estos síntomas deben ser considerados urgentes  en caso de tener antecedentes de hipertensión, en casos de  sensación de vértigos, dolores de cabeza continuos y edemas muy graves. En caso contrario la aparición de pre eclampsia o eclampsia puede comprometer la vida de la madre y del bebé.  

Entendiendo un poco de todo este cambio interno podemos responder del porqué  de estos síntomas y aunque no se dé en todas los casos de embarazos es importante saber cómo evitar estos síntomas molestos

Alimentación

Una alimentación rica en frutas, verduras, lácteos descremados y carnes magras proveerán un excelente aporte de vitaminas, minerales y proteínas que son necesarias y están en demanda por la musculatura y las paredes de los vasos sanguíneos

Hidratación

El agua es un factor clave y la falta del mismo hace que el cuerpo no drene, se estriña y por otro lado aumente el hambre para obtener el poco porcentaje hídrico de otros alimentos. Un cuerpo deshidratado responde aumentando el hambre para obtener agua de los alimentos.

Movimiento

La práctica de cualquier ejercicio hace que nuestra musculatura se encargue de llevar más oxigeno a todas las células del cuerpo lo cual favorece directamente a  la circulación, y con esto  prevenimos la aparición de estrías, varices y reforzamos la musculatura aliviando los dolores de columna y espalda. Al mismo tiempo reducimos la constipación y el estrés por el cual se somete el cuerpo en estos nueve meses. La importancia de ganar los kilos permitidos sin excesos es otro de los puntos que debemos de considerar los cuales mantendremos en rango con actividades físicas.  

Es preciso definir, cuando, hasta cuándo, con qué frecuencia  y qué tipo de actividad física es adecuado para cada embarazo. Y estos deben centrar su objetivo en  mejorar la circulación y  desarrollar la flexibilidad corporal teniendo en cuenta las complicaciones que se puedan presentar.

 

Otro punto importante en invierno  es tener en cuenta las horas  en que se realizaran las actividades físicas, no exponerse a temperaturas que comprometan al estado inmune, ya que a pesar de todo debemos preservar la Salud de la madre, y por último muy fundamental es la indumentaria la cual no deberá de ser ajustada y por sobre todo abrigada. No nos resta más que ir a planificar la actividad física!!

A no estacionarse en la dulce espera durante el invierno.

El movimiento hará mejorar la calidad de vida y la salud de la madre y del bebé.

 

Lic. Daniela Moreno

Auspician

 

 

—————

Volver


Consultorio de Nutricion

 

 

 

Servicios

Consultorio de Nutrición

   Asesoramiento Nutricional 

Escolar

  

Eventos Nutrición

Eventos Deportivos

Corrida caminata 5K

Jaku´e Tesaira

 


Infovideos


 

Gracias por el apoyo