El BUM del año

26.12.2011 13:56

Como siempre las fiestas de fin de año traen unos.... Mmmm ñamm bocaditos por aquí otros uyy ñam ñam postrecitos por allá, unos chin chin para brindar y otros glup, glup ahh para festejar lo que finalmente terminan en unos Bom Boms que ajustan los pantalones y vestidos.

La balanza no miente y el resultado de la despedida del año se nos presenta con el desafío de bajar esos excesos. Si! son estas, las épocas cuales nos resultan difíciles de llevar un estilo de vida saludable ya que surge la abundancia en una variedad de comidas y  reuniones y donde no faltan las bebidas para  celebrar las  fiestas. En la mayoría de los casos por no decir siempre el problema está en que estas preparaciones son excesivamente calóricas y para completar van  acompañadas de un sinfín y variedad de bebidas y postres aun más calóricos.

Los días de Diciembre son días de desequilibrio, tanto como de las actividades cotidianas como de la manera en que nos alimentamos y en esta ocasión muchas veces fuera de hora, dormimos poco o mucho  y realizamos poco o nada de actividades físicas, por lo que se entiende que algunos que otros kilos se verán aumentados y más aun  por la falta de actividad física y la abundancia de banquetes calóricos.  Es por eso que cuidar de la alimentación nos resulta un poco difícil ya que acudimos a eventos y organizamos fiestas en las cuales el factor comida siempre nos juega un papel en contra. La habilidad de poder lidiar con estas tentaciones de fiestas de fin de año solo depende de nosotros y el secreto como siempre digo está en el tamaño de la porción que elegimos.

Los excesos de comida son la culpa con la cual terminamos luego de estos banquetes y son por supuesto excesos que se acumulan en nuestro organismo y no se solucionan con ayunos unas semanas después o con la práctica de las famosas dietas de desintoxicación o con la práctica de ejercicios intensivos. Los ayunos solo sirven para que el organismo siga guardando las reservas por ende no quemamos lo acumulado y por si todo fuera poco logramos que nuestro metabolismo sea más lento. Las dietas de desintoxicación siempre tienen la finalidad de incluir a un solo alimento durante unos días y poco o nada de sentido tiene bajar de peso con una alimentación desequilibrada con falta de hidratos de carbono, proteínas y grasa y por último el ir a matarse en la cinta o dando vueltas incansables en el parque solo logra una fatiga física antes que una reposición del organismo. Todos estos intentos de sanar al organismo luego de las fiestas son casi siempre en vano ya que no funcionan.

Entonces... ¿ qué es lo que si funciona?

La mejor estrategia es poder controlar lo que ingerimos. No vivir para comer y festejar sino festejar y comer para vivir. Los excesos siempre traen la factura del agotamiento, el cansancio y los malestares.

Las personas que más sufren a consecuencia de la exposición y descontrol de estos excesos son las que padecen de problemas cardiacos, problemas de colesterol, presión arterial y diabéticos los cuales al darse el gusto terminan empeorando su  situación  patológica. El exceso del consumo de  preparaciones altas en grasa sal y de azúcar en personas sanas llegan a causar malestares, indigestión, distensión abdominal, cólicos, náuseas y vómitos y por otro lado  en personas que padecen de  enfermedades como las citadas anteriormente estos excesos se convierten en un peligro.

Implementar el control

Mejor es prevenir que curar. Por lo tanto la propuesta en estas fiestas es prevenir mediante el control de lo que llevamos a la boca eligiendo que alimentos comer y por sobre todo la cantidad.

Empezar el día con un desayuno completo como está demás decir, esto ayudará a controlar el hambre durante todo el día.

Tengamos en cuenta que a la hora de cenar siempre es importante elegir alimentos fáciles de digerir, esto nos ayudará a empezar las mañanas con más energías.

Optar siempre por acompañar las comidas con verduras y ensaladas asi evitamos las molestas constipaciones

No olvidar las colaciones, y más todavía en estas fechas ya que solemos comer poco durante el día para devorar todo lo que se sirva en la cena.

Salsas, elegir las que no son elaboradas con crema de leche.

Bebidas, moderar el consumo de las que contienen alcohol, y por sobre todo si son azucaradas.

Dulces, evitar tener a mano las cajas de chocolates o paquetes de galletitas. Esto solo contribuye a querer picotear durante todo el día lo cual no resulta buena idea ya que son alimentos altos en hidratos de carbono y grasas por lo que genera siempre la sensación de querer más y más sin llegar a satisfacernos.   

La idea de abundancia no implica que será el último banquete del año por lo tanto consideremos que no es necesario comer todo lo que está servido. Elegir alimentarse bien y cuidar de nuestro cuerpo contribuye a nuestra armonía de bienestar general.

Les deseo un rico y sabroso fin de año y por sobre todo salud en abundancia para el 2012.

Por: Lic. Daniela Moreno

Auspician

 

—————

Volver


Consultorio de Nutricion

 

 

 

Servicios

Consultorio de Nutrición

   Asesoramiento Nutricional 

Escolar

  

Eventos Nutrición

Eventos Deportivos

Corrida caminata 5K

Jaku´e Tesaira

 


Infovideos


 

Gracias por el apoyo