Actividad física en la dulce espera

25.07.2012 06:02

Según los estudios a lo largo de los años el seguir con la actividad física en periodos de embarazo se vio muy favorecido en ciertos aspectos y en otros no tan favorables ya que se consideraba al embarazo como un periodo de reclusión a cualquier esfuerzo físico de la madre. En estudios  de observación realizados a más de 1000 embarazadas que practicaban actividades físicas intensas para esta etapa las mismas terminaban dando a luz niños de tamaños pequeños y con bajo peso.  A consecuencia de esto en muchos países se restringía a las embarazadas realizar trabajos duros durante las  cuatro últimas semanas de gestación y hasta seis semanas después del parto.

Finalmente en la década de 1940 aparecieron por Europa los primeros programas de ejercicios prenatales con el objetivo de mantener la salud de la madre, favorecer el parto y recuperar el estado físico durante la lactancia. La aceptación de estos programas fue  tan exitosa que desde entonces la práctica de ejercicios físicos moderados durante el periodo de embarazo y post parto garantizaba una disminución de síntomas molestos, y una pronta recuperación física de la madre.

Durante el embarazo  la mujer sufre múltiples cambios  en lo que respecta a su estilo de vida. Es por este motivo que la actividad  física es uno de los puntos más importantes para poder sobre llevar esta etapa y esto favorece antes, durante y después del embarazo. Solo en casos especiales como en la vuelta de la práctica de deportes de competición la actividad física se contraindica totalmente durante la lactancia hasta que la madre se recupere totalmente luego del parto. El motivo por el cual no se recomienda volver a las prácticas forzosas es debido a que durante el periodo de embarazo y el parto el cuerpo atraviesa por un gran estrés físico y el mismo se refleja con una rápida fatiga al practicar actividades físicas que requieran de mucha fuerza. La idea es ir programando fases de ejercicios físicos que sean progresivas en cuanto a fuerza e intensidad.

Consejos para una práctica segura

  1. El primer pilar será una ingesta adecuada de líquidos y nutrientes con un horario de comidas adecuado al ritmo de vida de cada embarazada. Es importante que la práctica de actividades físicas se dé con una buena reserva de glucógeno.
  2. La elección del tipo de actividad física debe ser placentera para la embarazada y por sobre todo garantizar la seguridad de cualquier accidente.
  3. Medir el riesgo. En caso de no asegurar el estado de la embarazada se deberán elegir opciones más seguras.
  4. Como lograr que el ejercicio sea beneficioso? Asegurando que sea de resistencia, coordinación y equilibrio.
  5. Para mejorar el tono muscular y la resistencia será  preciso elegir ejercicios que incluyan pesas livianas
  6. Para evitar riesgos tener en cuenta lo siguiente  
  • Ningún tipo de movimientos bruscos
  • Ningún deporte que impliquen  riesgo de resbalar, caer o sufrir golpes directos en el abdomen.
  • Durante el 3er trimestre  se evitaran ejercicios  en decúbito supino
  • Impedir las lesiones del suelo pélvico evitando sobre esfuerzos que aumenten la presión intra-abdominal
  • Realizar ejercicios en horas del día que no lleguen a 38ºC . Tener mucho cuidado con las altas temperaturas en verano.

  1.  Mejor elegir la regularidad que la ocasionalidad. Los efectos y la adaptación al ejercicio será más favorable si la práctica se realiza 3 a 5 veces a la semana.
  2. Control de pulsaciones. Es importante que sea realice el control de las pulsaciones de la embarazada ya que cifras elevadas podría llegar a comprometer al embarazo.
  3. Cada actividad física elegida deberá de respetar el pre calentamiento y la relajación al final de cada sesión para evitar lesiones que puedan prohibir completamente el seguimiento de las actividades físicas.
  4. Se aconseja que el periodo de ejercicio intenso se dé entre los 15 a 20 minutos para evitar las hipertermias y lesiones. Si se eligen actividades aeróbicas suaves se pueden prolongar hasta los 45 minutos.

Se estima que una práctica diaria de 30 minutos garantiza un alto beneficio estimulando el buen funcionamiento metabólico, favoreciendo una correcta nutrición para la madre y el niño y aparte de mantener el estado físico favorece la salud mental de la madre otorgándole más bienestar para sobre llevar estos cambios durante los 9 meses.

El factor que afecta a muchas mujeres es el cambio corporal por lo cual pasan y esto se puede corregir con la práctica de actividades  físicas. Aparte de una buena dieta es importante tener en cuenta que el cuerpo necesita ejercitar su masa muscular para mantenerse en forma y crear un equilibrio de bienestar mediante la nutrición y la actividad física. La elección de empezar o seguir con una práctica de actividades físicas se deberá adaptar para cada caso en particular teniendo en cuenta las limitaciones expresadas anteriormente. Con esto garantizaremos el máximo beneficio.

 

Lic. Daniela Moreno

 

AUSPICIAN

 

 

—————

Volver


Consultorio de Nutricion

 

 

 

Servicios

Consultorio de Nutrición

   Asesoramiento Nutricional 

Escolar

  

Eventos Nutrición

Eventos Deportivos

Corrida caminata 5K

Jaku´e Tesaira

 


Infovideos


 

Gracias por el apoyo