¡Que no te detenga el fríooo!

30.06.2010 09:26

Son muchos los cambios de hábitos que nos trae la temporada de invierno.

Entre los cuales podemos empezar a citar el cambio de actividades físicas al aire libre  debido a las bajas temperaturas, así mismo  el cambio de actividades  de recreación con los amigos, el cambio de horario que nos deja con menos horas de sol para dedicarnos a nosotros mismos,  y por sobre todo el cambio en lo que se refiere a nuestra alimentación.

¿Porqué tenemos la tendencia de engordar más o ser más propensos a adquirir esos rollitos que salen a flotar  y a preocuparnos recién a la luz de la primavera? Exactamente ¿cuántas veces te prometiste ponerte en forma para el verano porque en invierno es la época dónde más tendemos a subir de peso? Pues bien son  muchos los factores que se ven modificados a nivel del metabolismo y esto también va influenciado a  nivel psicológico.

El hombre es un animal homeotermo es decir que su temperatura debe permanecer siempre dentro de determinados limites. Nuestro cuerpo y su temperatura normal que puede oscilar entre 36,5 y 37,2 °C se maneja de la siguiente manera…si la temperatura sube empezamos  a sudar y en cuanto sudamos lo reponemos con líquidos… ahora ¿qué pasa si el cuerpo tiene frío?  Automáticamente nuestro metabolismo basal se ve afectado por el factor clima es decir requiere de una mayor cantidad de calorías para mantener nuestras funciones vitales y la temperatura corporal del organismo.

Entonces entendiendo al cuerpo y a su necesidad deberíamos de estar concientes que de por si,  el invierno y sus temperaturas harán que nuestro cuerpo pida más alimentos para generar energía.

No obstante el cuidado que debemos tener es no sobrepasarnos con la cantidad de alimentos energéticos que consumimos. Pero ¿cómo logramos combatir estos hábitos que nos dejan los rollitos a flote en pleno verano?

El plan es el siguiente...

  • A la hora de antojarnos con algo muy calórico…tratar de elegir las opciones más livianas y por sobre todo no comer hasta ensancharnos el estómago es decir darnos esos gustos en una medida controlada. ¿Cómo controlar  esos episodios de comidas grandes? … simplemente aplicando la opción de insertar las colaciones livianas entre las comidas principales. No siempre  tenemos ganas de comer algo a media mañana o media tarde o media noche pero son esas pequeñas comidas las que ayudan a que a la hora del almuerzo y cena no nos comamos 2 platos de comida.
  • Elegir platos calientes tanto a la hora de almorzar como a la hora de cenar. Los caldos de verduras acompañados con una generosa porción de carne magra o de fideos, arroz o legumbres  son una excelente opción, aparte de ser platos calientes para la temporada son una buena fuente de vitaminas y minerales que ayudarán a mantenernos en alto con las defensas ante el frío. Con estos platos también ayudamos a la temperatura corporal y por sobre todo son los alimentos calientes los que más satisfacen.
  • Por otro lado las ensaladas frías se pueden modificar en el tipo de cocción por verduras al vapor, souffles o  sopas calientes.
  • No dejar de lado la hidratación… en invierno resulta más difícil lograr una buena hidratación debido a que es poco lo que sudamos por lo tanto el cuerpo no utilizará la sed para avisarnos que necesita agua pero igual necesitamos esa hidratación para un buen funcionamiento de los procesos de asimilación y eliminación de residuos del metabolismo celular. Aunque no somos un país de alto consumo  de tés debido a nuestro tradicional  tereré y  mate la mejor opción es implementar el consumo de tés calientes o infusiones  y no está demás  mencionar el beneficio importante que obtenemos consumiendo tés dependiendo de las variedades que elijamos.

  • En cuanto al  frío y la actividad física que como bien sabemos es el factor más importante, NO lo dejemos de lado. Por más que cueste salir a ejercitarse el cuerpo lo necesita y mucho más en esta época. Tratemos de implementar actividades físicas que no requieran salir al frío para  realizarlas diariamente. Sabemos que mientras menos ejercitemos al cuerpo menor será la capacidad de nuestro metabolismo y nos costará tomar el ritmo de muchas actividades. Es más aunque o lo crean la actividad física se encargará de suprimir esos antojos a ciertos alimentos que se acentúan más en estas épocas.

Finalmente la idea es llegar a formar nuestra conducta alimentaría.

Es decir insertar hábitos y costumbres con el tiempo, no importa en que estación del año lo implementemos… no importa cuántas veces tengamos que volver a intentar… es hora de dejar de lado las dietas desequilibradas a las cuales recurrimos  para lograr resultados rápidos para el próximo verano malgastando nuestro cuerpo y enfermándolo con uno que otros trastornos de la conducta alimentaria.

Los resultados que se logran trabajando a nivel del cambio de conducta alimentaria son duraderos no estacionarios, es por eso que insisto siempre en ir despacio pero seguro y por sobre todo estar concientes que si queremos llegar a algo que nunca llegamos tenemos que intentar hacer algo que nunca hicimos.

A ponerse en marcha se ha dicho… si el verano pasado prometimos estar en forma para el próximo, pongamos en marcha el motor que se nos está enfriando!

 

Por: Lic. Daniela Moreno Klassen

—————

Volver


Consultorio de Nutricion

 

 

 

Servicios

Consultorio de Nutrición

   Asesoramiento Nutricional 

Escolar

  

Eventos Nutrición

Eventos Deportivos

Corrida caminata 5K

Jaku´e Tesaira

 


Infovideos


 

Gracias por el apoyo